Rabia

14 12 2013

rabia

Fracción de Fanzine P.Y.M.E.S ( pequeños y medianos escritos sin digerir )





Universos indiferentes

11 10 2013

Los dos eramos iguales , al menos en ese sentido. Jugábamos al mismo jueguito de la indiferencia. Ese sucio juego de crear un universo paralelo del cual no eres parte, un universo frío , pero universo al fin. Se que estás , se que existes, se quien y como eres , pero no haré nada.  Te veo a lo lejos,pero yo solo pasaré por afuera y lo haré rápido, sin mirar hacia ti , con la vista perdida en cualquier otra dirección que no sea la tuya : Te miro, no te miro. Te miro , no te miro , no te miro , no te miro , te miro , cruzamos miradas , sonreímos , no te miro más y paso de largo. Tu no miras hacia donde camino y yo no volteo la mirada hacia donde tu estas.

Te llamo porque te necesito , y no contestas, para días después hacerte el desentendido , “nunca escuche mi teléfono”  me dijiste, “tranquilo, se me marco solo” te respondí yo. Porque el juego sigue, no puede parar.

Y así llevamos años jugando a las escondidas, donde los dos nos escondemos al mismo tiempo y jamás nos encontraremos.

Suelo preguntarme que hubiese pasado si alguna hubiese volteado y tu estuvieses mirando. Un Choque de indiferentes universos paralelos





Calzón y Calzoncillo

17 05 2010

“y en el mar naufragó
una balsa que nunca zarpó
mar aquí, mar allá”

Puentes Amarillos – Pescado Rabioso

Calzón y Calzoncillo bajaron a punta de tropiezos por el rocoso camino hacia la playa. Era tarde y las estrellas del ennegrecido cielo centelleaban al unísono. El frío aumentaba mientras se acercaban a  la orilla y la piel que tocaban levemente se erizaba. Los protectores pantalones que siempre los cubrían, rápido desaparecieron, mientras que el calor interno se acrecentaba.

La humedad los envolvía mientras que sus bordes, terminaciones, hilos sueltos y etiquetas rozaban intermitentemente.

El sonido de voces tumultosas, que con gritos  y canciones amenizaban la noche, se sentian cada vez mas lejos, mientras que el reventar de las olas no deja escuchar ni sus pensamientos.

Calzón y calzoncillo recibian suaves y dulces caricias. Caricias que los electrizaban hasta el punto de lentamente deslizarse por la piel que los contenia. Con ayuda de delicados movimientos de manos, calzón y calzoncillo lograron quedar anclados a sus respectivos tobillos, tobillos escalopizados por la arena que los rodeaba.

Mientras sus dueños se contorneaban, besaban, tocaban, mientras unian sus cuerpos en uno, el frio de la brisa marina era ahora solo parte de un recuerdo y se transformaba en un calor envolvente, sofocante, enloquecedor y en algunos segundos hasta ensordecedor.

Sin darse cuenta el tiempo paso , la luna giró, la marea subió y en solo un instante se encontraron envueltos en la chocolatosa agua que se formó en la orilla, agua que corrió friamente por  sus espaldas y los hizo volver a la realidad solo por un segundo. Calzón y calzoncillo también se sorprendieron por esta súbita corriente , corriente tan fuerte que los despojo de sus anclajes y los arrastró hasta ser parte de un casi infinito vaiven de las olas de la orilla.

Luego de varios estrujados minutos, los cuerpos que en algún momento yacían en la arena , ahora se erguian lentamente,tratando de despejar el destello azul eléctrico que dentro de sus cuencas oculares brilló intensamente en el momento del orgasmo. El levantar fue lento y pausado, al igual que la busqueda de las prendas perdidas en la arena, arena ahora mas húmeda que hace algunas horas. La busqueda fue fugaz y al no encontrar a Calzón y Calzoncillo solo decidieron guardar silencio, un minuto de silencio, y continuaron poniendose la ropa y sacudiendose la arena.

Era tarde y la hora de volver habia llegado. Tomados de  la mano, con una dulce sonrisa en sus caras , caminaron por la orilla de la playa pensando en ese cómplice y secreto crimen que solo ellos sabian: la desaparición de Calzón y Calzoncillo.





Brindis

9 06 2009

“Brindo por las injusticias, por las interminables colas , por los engaños , por los corazones rotos, por los estruendosos tacos,  por la mirada vacia cuando me miras , por las cuentas pendientes, por los aros guachos, por cuando esquivas tu mano cuando intento tomarla, por la loza sucia , por la cizaña,  por mi taco roto, por mi insoportable jefe , por la discriminación, por mi emocional impresora, por la naranja podrida en mi velador, por cuando me das las espalda en la cama, por la pobreza, por el rayón en mi disco favorito, por la gente que me aprieta en el metro, por la puta mentira,  por las veces que no llego al orgasmo, por mi uña rota, por las falsas disculpas y las malas intenciones”.

Mira a todos fijamente sin una muestra de emoción en su cara, solo el leve temblor de su mano la delata. “Salud” termina por decir, mientras alza su copa y traga sin vacilar su rebalsado cocktail de cianuro.





Siempre me pregunte

20 08 2007

Subo al metro y como siempre, no hay donde mirar. Trato de concentrarme en algún punto fijo, pero no puedo evitar observar a la gente, sus gestos, sus posiciones y la dirección de sus ojos.

Encuentro una mirada enfocada en mi, una mujer de edad media, baja, maquillada y como saliendo de la casa de la vecina de su cita semanal para que la peine y acicale. Me incomoda un poco, miro hacia otro lado , un pequeño urga con el dedo en su nariz como buscando algún tesoro escondido.Cuando su búsqueda termina, con una cara de satisfacción , acerca su dedo por debajo de su asiento, para asi volver con su mano limpia y devolverla al bolsillo. Me mira y se da cuenta que lo estuve observando, no se averguenza, solo rie.

Siento ojos penetrantes en mi nuca y no quiero voltear. Me carga sentirme observada, me molesta, creo que por eso no soy coqueta. No aguanto más y decido mirar a esta mujer, me sigue observando y cada vez con más atención. como que si estuviese memorizando cada uno de mis detalles.

Decido observar el piso, quedarme inmóvil, quizás asi esta señora se aburre. ¿Porque sere su centro de atención? Pienso y noto que su pelo es muy parecido al mio, esos particulares lunares que tiene en su mejilla son la viva copia de los de la mia. Noto como sin pudor, muestra sus deformados dedos con una despejada condorita, los mismos dedos que queme todos los veranos al esconderlos por verguenza en la ardiente arena de esas playas del norte. Siempre me he preguntado porque soy tan distinta a toda mi familia. siempre me pregunte si fui adoptada, siempre. ¿Esta mujer estará pensando lo mismo que yo? ¿ Que soy su hija que tuvo que dejar en plena adolescencia por pobreza y miedo? ¿Tanta coincidencia puede existir?

“Ultima estación”, se escucha en los parlantes. Tomo mi bolso con mucha lentitud al igual que ella. Antes que las puertas se abran se acerca a mi. Mi cara de susto era inocultable. Me mira a los ojos y dice: “Mijita, tiene el cierre del pantalón abierto”. La miro atónita, mientras que con una sonrisa se aleja subiendo las escaleras.





Loop

21 07 2007

Son las 11 de la mañana y sigo en cama. Las sábanas me piden a gritos que no las suelte y obedezco. Mi celular suena y solo pienso en lo desesperante que es mi nuevo ringtone. Me demoro en contestar.Es Gabriel. Llora y apenas logro entender lo que me trata de decir. Al sentir su voz rápidos flashes aparecen en mi cabeza. Alguna vez fue mi mejor amigo, pero un error en una alcoholizada noche nos separó, hasta el punto de volver a ser simples conocidos.

Me extraña su llamada y me preocupa la angustia en su voz. Le pido que se calme y que me venga a ver para asi conversar más tranquilamente. Su llanto cesa y me dice que en una hora estará acá.

Mientras espero que llegue aprovecho de ordenar, vestirme, lo usual , pero mi cabeza no podía dejar de pensar lo que me dijo “debo contarte algo”¿Tendrá que ver conmigo? o quizás quiera que recobremos la confianza que alguna vez tuvimos contándome sus penas. Porque fuimos verdaderos confidentes, pero no pude dejar de sentirme incómoda después de ” esa noche “. Han pasado ya 6 meses sin saber mucho de él. Quizás vuelva a ser lo mismo, ojalá.

Suena el timbre y la hora de espera fue interminable. Es él y tiene una cara fatal, los ojos hinchados de tanto llanto y desvelo. Solo lo abrazo y lo invito a pasar. Nos sentamos y noto que le cuesta mirarme a los ojos. Me equivoque, no volverá a ser lo mismo.

Se queda en silencio, demasiado tiempo para mi gusto y de a poco empieza a balbucear algunas sílabas, lo que me pone más nerviosa. Alza un poco más la voz y me dice :”Negra, tengo SIDA”.

Mientras que en el fondo escuchaba los llantos de Gabriel, mi mente solo quedó con esa frase en una suerte de loop. “Negra, tengo SIDA”. Mi cabeza da vueltas, mi cuerpo no responde y los sollozantes “perdóname” de Gabriel se hace cada vez mas lejanos.

Abro los ojos, son las 11 de la mañana y estoy envuelta en mis sábanas transpiradas por el agitado sueño. Mi corazón palpita mil por hora y mi respiración de a poco empieza a tranquilizarse. Miro hacia mi velador y siguen ahí, igual que como hace semanas, los resultados del Test de Elisa(*), esperando que unos de estos dias, lo abra.

.

.

.

.

.

.

.

.

(*) El examen más utilizado que detecta el VIH es el Test de Elisa, éste es un examen de sangre específico que detecta los anticuerpos que genera el organismo frente al virus.
Más información en Vivo Positivo





Dulces 6 años

12 07 2007

yo-y-nadia.jpg

Nunca voy a olvidar la primera vez que hable por teléfono. Tenia solo 6 años. En mi antigua casa no hubo teléfono y siempre acompañaba a mi madre a recibir las llamadas donde la vecina.

Pero ese año nos cambiamos de ciudad y como lujo, en nuestra nueva casa se instalo este artefacto.Nunca fui al jardín, pero ya era edad de ir al colegio y me hice de mis primeras amigas, considerando que no eran mis vecinas, ni mis primas. Y por primera vez dije “te doy mi numero”. Que dicha sentí ese dia, tenia con quien conversar por teléfono.Termino mi primer dia y corrí a casa a esperar una llamada y llego, era mi nueva amiga.

Nunca me enseñaron las reglas a seguir cuando se habla por teléfono asi que solo seguí mis instintos . Conversamos todo el capítulo del “Chavo del ocho” que veiamos las dos al mismo tiempo. Hablamos de nuestro primer dia de clases y un poco sobre nosotras también. Reiamos y deciamos tonteras y luego de un buen rato, empeze a sentir fuertes ganas de ir al baño. Seguia conversando, pero cada vez con las piernas más cruzadas mientras avanzaba la hora. El dolor en mi vejiga se hacia insoportable, y yo en mi inocencia, no sabia como explicar a mi amiga todo lo que estaba sufriendo.

Mientras a duras penas comentaba el capítulo de Bugs bunny, que ahora comenzábamos a ver, empecé a sentir una tibia corriente por mis piernas. Lo malo no fue eso, sino que mi primera reacción fue gritar por el teléfono “ME HAGO PIPI”, después que nunca pude decirle que tenia ganas.

Corria hacia el baño, mientras mi madre, que escucho mis gritos, cortaba la llamada y estallaba en ca


rcajadas.

Nunca voy a olvidar la primera vez que hable por teléfono.